ES SÓLO UNA CANCIÓN…

   Tendría yo tres o cuatro años cuando no paraba de pedirle a mi padre que pusiese en el radiocassette sus cintas: “Billie Jean” de Michael Jackson, “Ballroom Blizt” de los Sweet, “Kodachrome” de Paul Simon, “Hound dog” de Elvis… Con catorce años llegaron a mí los Beatles, Rolling Stones, The Doors y también Los Rebeldes y Loquillo y Trogloditas. A los veinte me interesé por lo nuestro: Barricada, Platero y Tú, Reincidentes, Siniestro Total, Leño y Rosendo, Extremoduro. En los últimos años, el rock dejó paso al blues, el country, el soul, el jazz, el flamenco…

   Es Martes y debería ir a Radiocarcoma para hacer “EL DUENDE DEL PARQUE” y compartir con vosotros un buen puñado de canciones de Rock Estatal. Pero aprendí, gracias precisamente a este programa, que no es bueno forzar la máquina. Llevo un mes sin parar, estoy agotado y, para colmo, vuelve a dolerme una pierna que hace años me dio bastante guerra (¿os acordáis, amigos?). No, mejor reposar y guardar fuerzas porque vienen días emocionantes: pinchar en el “Viva Las Vegas Club” de Madrid; asistir al concierto de Siniestro Total en la Joy el Sábado 29 para, después, escribir sobre el evento; entrevistar a Reincidentes el mismo día que sale a la venta su nuevo disco y después montar un “DUENDE EN LA KELI” donde podáis escuchar dicha entrevista… “Duende, tienes que cuidarte”.

   Como hoy no tengo programa, tengo mono. Mono de vuestra compañía al otro lado del ordenador. Cuando finaliza “EL DUENDE DEL PARQUE”, o cuando termino de grabar “EL DUENDE EN LA KELI”, algo cambia. Todo lo malo desaparece o, por lo menos, se muestra menos grave ante mis ojos. Es el poder de la música.

   Hace muy poco, también en este blog, comentaba que el grabar un recopilatorio no es tarea fácil, no si quieres grabar un recopilatorio que logre transmitir un mensaje. Me considero bueno buscando y encontrando canciones capaces de llegar al corazón de los que me rodean. No todo el mundo vale para eso, igual que yo no valgo para jugar al fútbol o para cantar como Roy Orbison (… bueno, realmente dudo que alguien pueda cantar como “The Big O”). No diré que la menor o mayor sensibilidad hacia la música se trate de un don innato, yo simplemente os hablo de mi y no puedo explicaros cómo logro hacer bailar a la gente cinco horas sin parar ni cómo puedo descubrir que tal o cual canción puede llegar al corazón de una persona. Se me da bien, es lo único que se hacer y “no voy más lejos”.

   Ayer me llevé una sorpresa. No, una gran sorpresa. Miento, fue una maravillosa gran sorpresa. Alguien encontró una canción que explicaba a la perfección cómo se sentía… con esa canción me abrió su corazón. Escuché con atención, la música y la letra. Me dolió pero, al mismo tiempo, me emocionó, y es que esa persona se sinceró conmigo de la misma forma en que yo siempre me sinceré con ella: a través de la música. Y lo hizo con un tema que, seguro, descubrió escuchando el “Duende”. Es la magia de la música unida a la pureza de un corazón.

   Aquí estoy, con mono de radio, obligándome a descansar en esta época en la que precisamente lo que no quiero es parar. “Duende, tómate un respiro”, creo oír. Y busco la manera para no estar triste… y me encuentro sonriendo al recordar que, anoche, me regalaron una canción. Cuando la recibí no me hizo ningún bien, sin embargo ahora no dejo de escucharla. ¿Una especie de tortura hacia mí mismo? No, hace tiempo que no maltrato mi mente.

   Una persona empleó una canción para decirme que siempre estaría ahí, cerca de mi, de una u otra manera. Me habló como siempre le hablé yo. Y ahora me aferraré a eso, que no es poco sino mucho. Me abrazaré a una canción.

   El dolor de mi maltrecha pierna desaparecerá como ya desapareció tiempo atrás. Y mi otro dolor también se marchará, el tiempo se lo llevará con él… “y aquí no pasa nada”.

   Me siento un poco mejor. Y hoy, más que nunca, veo claro que mi destino era convertirme en “el Duende”.

Anuncios

~ por duenderock en 25 enero, 2011.

2 comentarios to “ES SÓLO UNA CANCIÓN…”

  1. Horas después de escribir este texto, me llama MAKO y me anuncia que el 12 de Febrero actuará en La Adrada, en Toledo, lugar que conozco bien por estar cercano a La Iglesuela, el pueblo de mi abuelo.
    Mako va a tocar en una tierra que me trae miles de recuerdos. De nuevo la magia de la música, sin duda.

  2. Totalmente de acuerdo! Elvis también decía todo lo que uno se perdía “sin una canción”:

    “I learned very early in life that: ‘Without a song, the day would never end; without a song, a man ain’t got a friend; without a song, the road would never bend — without a song.’ So I keep singing a song. Goodnight. Thank you”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: