“LOS DISCOS DEL DUENDE”: ROSENDO, “LO MALO ES… NI DARSE CUENTA”

Título casi premonitorio el de este disco de Rosendo y es que pasó bastante desapercibido para el público. Apareció en 2005, tras el exitoso “Veo, veo…  mamoneo!” (álbum que incluía el tema “Masculino singular”, no os digo más) y la flamante caja recopilatoria “Salud y buenos alimentos”, lo que no ayudó al lanzamiento de “Lo malo es… ni darse cuenta”. Sin duda sacar tres trabajos diferentes (aunque uno fuese un “grandes éxitos”) en apenas dos años hizo que la mayoría de la gente no se enterase de que el carabanchelero tenía nuevo material que ofrecer… o que no le prestasen atención. Una pena porque, sin ser su mejor obra, sí que contiene algunas de las mejores canciones de Rosendo.

Antes de nada, dejemos claro que no trato de ser objetivo. Siempre digo que la música es la mejor amiga, nunca te abandona, siempre te acompaña en los buenos y malos momentos. Cuando salió a la calle “Lo malo es… ni darse cuenta” yo estaba viviendo una época personal muy complicada. Para salir del bache intenté mantener la cabeza ocupada y, entre otras cosas, se me ocurrió el dar clases particulares a niños. Se me debía dar bien porque uno de mis “alumnos”, Jaime, me regaló el cd del que os quiero hablar, un detalle que me emocionó y aún me emociona. Por lo tanto ya hay un factor sentimental que me hace tener tanto cariño a este disco del (como diría Julián Hernández) “maestro” Mercado. Su single, “Cada día”, es perfecto, con un riff conciso y efectivo y una letra que intenta transmitirnos fuerza en los momentos de mayor flaqueza (“Cada día me duele más partirme el pecho… si te quieres volver atrás es tu derecho, alegría que todo está por descubrir”). Composiciones como “Darse cuenta” y “Duele pensar” dejan claro que su autor nunca ha vivido dentro de una burbuja y que es muy consciente de la realidad que nos rodea y además crítico con ella, aunque a veces de manera bastante críptica (por ejemplo en la extraña y por momentos angustiosa “Son máquinas”). Y, por supuesto, hay momentos para tomarse las cosas con una sonrisa, ahí están “El Acogote” (brillante lo de “que me tira Sancho Panza más que Don Quijote”) y “A mí no me duele ná” (¿cuántas veces habrá sonado ésta en “El Duende del parque”? ¡Ya perdí la cuenta!). Todo como siempre bajo la producción de Eugenio Muñoz, con un sonido que huye de reverbs y demás artificios para buscar la naturalidad.

Pegadle una escucha (o una re-escucha) a “Lo malo es… ni darse cuenta”. Creedme, merece la pena.

Rosendo, Lo malo es ni darse cuenta

 

 

Anuncios

~ por duenderock en 31 julio, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: